Las manufacturas

  • Horno de pan
  • Hornos de Cerámica
  • Molinos de mano
  • Téxtil
  • Adornos
  • Cerámica
Las investigaciones llevadas a cabo en el poblado del Alto de Castejón, han permitido identificar varias estructuras que se han interpretado como hornos u obradores donde prepararían el pan y tostarían el cereal antes de la molienda.

Concretamente, emplazadas en la parte trasera de varias viviendas rectangulares, se han documentado  las huellas de dichos hornos. Se construían excavando una base cuadrangular cimentada en el substrato natural, posteriormente se igualaba la base mediante cantos rodados o losas planas. Finalmente, se levantaba una estructura abovedad y recubierta de arcilla, que servía para mantener las altas temperaturas necesarias para elaborar el pan y calentar o tostar los cereales.

Los hornos de cerámica son de tipología muy sencilla. Simples cubetas excavadas en el suelo en donde se depositaban el barro con la forma determinada y se colocaba el combustible (madera o carbón, estiércol, paja, etc.). Los hoyos, una vez prendido el fuego, se tapaban con tierra para alcanzar una temperatura suficiente que produjera las reacciones químicas necesarias para la obtención de la cerámica.

Los molinos de mano son las herramientas que se utilizan para la molienda del cereal. Están trabajados a partir de cantos de río y existen varios tipos.

Durante la primera Edad del Hierro el ejemplar más característico es el molino barquiforme.

Se fabrica con piedras de río seleccionadas previamente sobre las que se acondiciona una superficie plana que con el uso se irá desgastando, adquiriendo una forma convexa. El sistema de uso es muy sencillo, se deposita el cereal sobre en la parte interior o cóncava del molino y mediante un percutor de piedra se molía hasta reducirlo, preparándolo para su posterior elaboración culinaria o para ser digerido más fácilmente.

En el poblado del Alto de Castejón se han recuperado varios ejemplares, algunos de ellos reutilizados como parte del muro de una vivienda.
La presencia de los tejidos es habitual dentro de las sociedades del último milenio antes de nuestra era, aunque debido al carácter orgánico de éstos, son los objetos relacionados con esta actividad las que nos ofrecen información.

Para la elaboración del tejido era necesaria una serie de volantes o contrapesos conocidas como fusayolas y cuya conservación es relativamente frecuente en los yacimientos de esta época.

Las fusayolas son piezas fabricadas de barro, hueso o piedra y cuya finalidad es proporcionar peso al huso de hilar. Las formas son variadas, así se han recuperado circulares, aplanadas, semiesféricas, troncocónicas, de doble tronco y ovaladas.
El telar es el elemento fundamental para la elaboración de los tejidos, siendo las pesas de telar los objetos que se han conservado como testimonios de la actividad textil.

Se conocen varios tipos de telares, aunque es posible que el más común fuera el telar vertical. Éste estaba formado por dos pies derechos de madera fijados en el suelo, con la parte superior apoyada contra la pared con el fin de obtener inclinación para su funcionamiento. Se unirían ambos pies mediante varios maderos con funcionalidades y mecanismos diversos,  desde la sujeción de la urdimbre, la separación de los hilos pares de los impares, etc.
El gusto por la belleza también se refleja en objetos muebles de uso común y adornos personales. Piezas de una gran variedad, alfileres, anillos, botones, broches de cinturón, colgantes, etc.

En concreto, en el Alto de Castejón se han identificado una serie de elementos que se han atribuido a la siguiente tipología;

- Cuentas de collar
- Alfileres
- Broche de cinturón
¿?
La cerámica nos aporta información sobre la forma de contención y almacenamiento de todo tipo de productos.
Durante el periodo de ocupación del Alto de Castejón, desde el Bronce Final, hasta la primera Edad del Hierro, se produce cerámica manufacturada, no habiéndose documentado cerámica torneada, ya que ésta se empieza a elaborar a partir de la segunda Edad del Hierro.
Se fabrican cerámicas de tipo campaniforme junto a otras de superficies bruñidas, decoradas con temas incisos, pintadas y grafitadas (aplicación de la pintura sobre la superficie) con motivos geométricos, además de las decoradas con digitaciones (impresiones con los dedos) y con aplicaciones plásticas de tipo cordones con ungulaciones (impresiones con uñas).

Existen una gran variedad de formas cerámicas que responden a las diferentes necesidades culinarias y de almacenaje.

Almacenaje:

Tinajas; Grandes vasijas para contener y almacenar productos alimenticios.

Orzas ; Recipiente de cocina destinado a la preparación y conservación de alimentos.

Cocina:

Ollas; Recipiente más habitual para cocinar. Por las formas identificadas tenían una capacidad de entre 23 y 24 litros????. ASAS???
Mortero: Es un recipiente abierto que está especializado para amasar o mezclar con el auxilio de un percutor. Destinado a la preparación de sustancias sólidas o líquidas.

Función Mixta;

Cuenco; Recipiente abierto que estaría destinado tanto a la cocina como a la mesa.

Vasos de cuerpo globular: Recipiente empleado tanto para beber como para contener líquidos.

Audio bar

Esta web utiliza cookies para mejorar su navegación y obtener estadísticas de uso anónimas.

Si continuas navegando acceptas su instalación y uso.

Acepto