La casa exterior

  • La Casa Exterior
  • Materiales y Elementos de Construcción
  • Rectangulares
  • Circulares u Ovales
La excavación arqueológica ha sacado a la luz un buen número de viviendas, clasificables en dos tipos (circulares, rectangulares) y que reflejan la evolución constructiva y urbanística del poblado.

Se produce una evolución en la planificación urbana de la aldea, así como en el diseño de las viviendas.
Se construían excavando inicialmente el terreno natural para marcar la planta de la vivienda. Posteriormente, se levantaban los muros perimetrales de la estancia mediante zócalos de mampostería de tamaño mediano, creando una cara vista más regular hacía el interior que hacía el exterior y trabando las piezas con simple argamasa de tierra.
 
A partir del zócalo se levantaban tabiques de adobe de entramado vegetal con manteado y las cubiertas vegetales, sustentadas en postes de madera. Ésta, al tratarse de materia prima abundante es habitual su utilización en la construcción de las viviendas. Sin embargo, su conservación es difícil al ser materia orgánica, aunque si se han podido registrar los agujeros usados para insertar los poste de sujeción de las casas.
Durante los inicios de la Edad del Hierro, se crea un nuevo sistema urbanístico, proyectando un nuevo modelo de aldea y de casa. Se produce un cambio en la forma de construir las viviendas, se levantan habitaciones de planta rectangular, divididas en dos espacios, con la entrada situada en el extremo oriental del muro sur. En algunos casos se ha identificado un pequeño vestíbulo previo paso a la zona principal. Corresponderían probablemente a ámbitos domésticos, con unidades familiares diferenciadas, ya que cada una de ellas tiene un acceso independiente, un hogar principal y carecen de comunicación entre ellas.

En este momento, se desarrolla un nuevo modelo urbano, con calles mejor definidas y una aldea más estructurada y planificada.
Estas viviendas son estructuras muy simples, ya que su forma circular no permite la construcción de medianiles y establecer una distribución interna más compleja. No obstante, algunas disponen de dos espacios separados por algún tipo de pared de materiales perecederos, de los que se conservan los agujeros de poste de sujeción.

Gozan de un hogar central, aunque también instalan otro situado al sur, probablemente funcionando a la vez y un agujero central destinado a depositar las cenizas de los hogares.

Se han documentado habitaciones con tamaños que oscilan entre 11m2 a 30 m2
Las cabañas circulares corresponden a una primera fase de ocupación, que se podría datar en torno al 800 antes de Cristo.

Audio bar

Esta web utiliza cookies para mejorar su navegación y obtener estadísticas de uso anónimas.

Si continuas navegando acceptas su instalación y uso.

Acepto